Sala Dos

Los ciclos: -In memoriam: Charles Aznavour -El cine de Val Lewton

Lorenzo Carnelli 1311 -Tel: 24128516

 

 

In memoriam: Charles Aznavour

 

Aznavour fue una de las grandes figuras musicales del siglo XX y parte del XXI, y su muerte a los noventa y cuatro años, aunque biológicamente casi “natural”, deja por cierto un vacío difícil de llenar: si uno desea llevarse a la famosa isla desierta las diez canciones populares más importantes del siglo XX es difícil pensar que una de las diez no sea La Bohéme cantada por el gran Charles. Si la discografía de Aznavour no solamente es de notable calidad sino también numéricamente abrumadora, ocurre algo parecido con lo que podría considerarse su “segunda carrera”, la de actor cinematográfico, que es la que nos interesa aquí. La popular base de datos IMB le adjudica setenta y nueve créditos como actor, pero el número es en realidad mayor, porque en muchos casos (sobre todo en su veteranía) Aznavour actuó en numerosas miniseries televisivas en varios capítulos, de modo que el número real supera el centenar de labores. El presente ciclo no es por lo tanto, ni siquiera mínimamente abarcador: apenas un recuerdo y una despedida, aunque incluye por lo menos dos películas que, por una u otra razón, estaban particularmente cerca del corazón de Aznavour. El solitario, melancólico protagonista de Disparen sobre el pianista de Truffaut es probablemente su aporte más icónico al cine. Por su parte, Ararat se nutre de las raíces armenias del actor y cantante hasta convertirse en un proyecto personal que evoca uno de los momentos más dramáticos de la historia de su patria. Comparativamente, Un taxi para Tobruk es una película menor, y El tambor un film valioso en el que el gran Charles desempeña un papel secundario.

Octubre 15 , lunes.A las 17.45, 19.15 y 20.45 hs.

DISPAREN SOBRE EL PIANISTA

(Tirez sur le pianiste)

Dir: François Truffaut.
Francia 1960-78 min.- ST.
Con Charles Aznavour, Marie Dubois, Nicole Berger.

Si se la quiere encasillar en algún género (cosa difícil en Truffaut) digamos que es un policial negro, sobre novela del especialista David Goodis. Pero la historia de pistoleros es un pretexto para el relato de un solitario, una dosis de poesía y otra de cinefilia, con mucha cita cinéfila y un Aznavour particularmente con movedor.

Octubre 16 , martes.A las 17.35, 19.15 y 20.55 hs

UN TAXI PARA TOBRUK

(Un taxi pour Tobrouk)

Dir: Denys de La Patellière.
Francia 1960. - 92 min.- ST.
Con Charles Aznavour, Hardy Krüger. .

Cerca de Tobruk, donde se ha desatado una cruda batalla entre tropas aliadas y alemanes, cuatro soldados aliados logran escaparse a través del desierto en un viejo jeep que no demora en averiarse y dejarlo anclados en el medio del desierto. Compartible (aunque menor) alegato pacifista.

Octubre 18 , jueves .A las 17.45 y 20.10 hs.

EL TAMBOR

(Die Blechtrommel)

Dir: Volker Schlondorff.
Alemania Federa 1979. -135 min.- ST.
Con Mario Adorf, Angela Winkler, David Bennent

Una vasta metáfora sobre el nazismo, desde el punto de vista del niño que se niega a crecer, según novela de Gunther Grass. El autoritarismo, el compromiso, el arribismo, la banalidad del mal, con fuerza poética. Aznavour a soma en un papel secundario.

Octubre 19 , viernes .A las 17.15, 19.15 y 21.15 hs.

ARARAT

(Ararat)

Dir: Atom Egoyan
Canadá, 2002. -110 min.- ST.
Con Charles Aznavour, Christopher Plummer, Elias Koteas.

Ficción dentro de la ficción: un cineasta de origen armenio rueda una película sobre el genocidio de su pueblo perpetrado por los turcos en 1915. El juego entre pasado y presente es también una reflexión sobre una identidad nacional lacerada. Un trabajo que Aznavour sintió claramente como un compromiso personal.

El cine de Val Lewton

 

LA “ERA DE ORO” del cine norteamericano de horror se extendió, aproximadamente, entre 1930 y 1939. Es cierto que Hollywood había practicado antes el género, con una culminación en los trabajos del director Tod Browning y del actor Lon Chaney en el cine mudo, pero a comienzos de los años treinta se habían conjugado varios factores que explicarían la expansión de las películas terrorí- ficas. Por una parte, la influencia de la Gran Depresión se reflejaría en la pantalla a través de la proliferación de figuras monstruosas (como, una década antes, la crisis de la república de Weimar engendrara los monstruos del expresionismo). La importación de talentos europeos que huían del nazismo acrecentaría, por otra parte, una estética cercana al expresionismo, con fotógrafos como Karl Freund, que hiciera en Alemania El Golem de Wegener, Metrópolis de Lang y La última carcajada de Murnau, y en los Estados Unidos fotografiaría el Drácula de Browning y Los crímenes de la calle Morgue de Robert Florey, ambas con Lugosi, y dirigiría La momia con Karloff y Las manos de Orlac con Peter Lorre. La lista incluye también a otra gente como Lang, Ulmer o los hermanos Siodmak, quienes no en vano aparecerían también vinculados al horror y el cine negro. La empresa Universal practicaría con particular asiduidad el género, con toda una serie de Frankensteins, Dráculas y Hombres lobos (y sus previsibles hijos y sobrinos), que tras varios ejemplos talentosos (Whale, Browning, alguno más), comenzarían a incurrir en la reiteración y terminaron enfrentando a Abbott y Costello. El género parecía agotado a comienzos de los años cuarenta, pero fue revivificado por un productor llamado Val Lewton, que trabajando para la empresa RKO impulsó una serie de películas de bajo presupuesto pero con un nivel de calidad y originalidad muy por encima de la habitual, que obtuvieron igualmente un éxito popular inusitado para el género en su momento. Monstruos, vampiros, fantasmas, zombis, magia negra, necromancia, constituyeron el catálogo manejado habitualmente por las producciones de Lewton. Lo llamativo fue la originalidad y la inquietud con que utilizó fotografía, decorados y banda sonora, aprovechando hábilmente el silencio como elemento de sugestión. En torno de Lewton se formó un equipo de gente joven que pudo hacer sus primeras armas en la realización, y que en varios casos desarrollaron una destacada carrera posterior (Jacques Tourneur, Robert Wise, Mark Robson). Es posible que su cine resulte hoy un tanto démodé para espectadores para los cuales horror equivale a sangre salpicante y monstruos creados por computadora que parecen salirse de la pantalla, pero vale la pena reverlo. Aquí hay solo algunos ejemplos.

Octubre 20 , sábado.A las 17.50, 19.15 y 20.40 hs.

LA MARCA DE LA PANTERA

(Cat People)

Dir: Jacques Tourneur.
EE UU 1942.-73 min.- ST.
Con Simone Simon, Tom Conway, Kent Smith.

Uno de los primeros (y mejores) productos de la factoría Lewton. Hay un entrelineado sentido freudiano (y acaso lésbico) en esta historia de horror que no muestra monstruos sino que crea, sobre todo, una atmósfera inquietante.

Octubre 21 , lunes.A las 18, 19.15 y 20.30 hs.

EL HOMBRE LEOPARDO

(The Leopard Man)

Dir: Jacques Tourneur.
EEUU 1943.- 66 min.- ST.
Con Dennis O’Keefe, Margo, Jean Brooks.

En realidad, un policial disfrazado de “falso gó- tico”, según novela Coartada negra de Cornell Woollrich (o William Irish). Uno de los pequeños clásicos del maestro Tourneur para la “unidad del terror” presidida por Lewton.

Octubre 22 , lunes.A las 17.55,19.15 y 20.35 hs.

EL BARCO FANTASMA

(The Ghost Ship)

Dir: Mark Robson.
EE UU 1943- 69 min.- ST.
Con Richard Dix, Russell Wade, Edith Barrett.

Muertes misteriosas a bordo del barco del título, y el choque entre un joven oficial y un capitán obsesivo. A diferencia de otros Lewton, no hay elementos sobrenaturales en la intriga. Pasable suspenso.

Octubre 23 , martes.A las 17.50,19.15 y 20.40 hs.

LA ISLA DE LOS MUERTOS

(Isle of the Dead)

Dir: Mark Robson.
EE UU 1945- 73 min.- ST.
Con Boris Karloff, Ellen Drews, Helene Thimig.

Un grupo aislado en una isla griega, amenazada por la cuarentena y acaso por terrores más sobrenaturales. Un ejemplo típico de la producción de Lewton, con su renuncia al efectismo, su preocupación por crear una atmósfera mediante recursos visuales y sonoros, la sugerencia antes que la mostración de lo horrible.

Octubre 25 , jueves.A las 17.45, 19.15 y 20.45 hs.

MANICOMIO

(Bedlam)

Dir: Mark Robson.
EE UU 1946. - 79 min.- ST.
Con Boris Karloff, Anna Lee, Billy House.

Un melodrama de época con toques de horror, a propósito del famoso manicomio británico del título original. El asunto es francamente folletinesco, pero el “sello Lewton” (atmósfera, sugestión, discreción para el efectismo) está ahí.