Sala Cinemateca

Los ciclos de este mes: Maestros:Rainer Werner Fassbinder.-Bicentenario de Marx

Lorenzo Carnelli 1311 - Tel: 24195795

 

MAESTROS RAINER WERNER FASSBINDER

Varias decenas de películas conforman la obra de Rainer Werner Fassbinder, un alemán de formidable fecundidad que murió con apenas 36 años de edad. Esa obra fue realizada en medio de una década y media, entre 1968 y 1982 (el año de la muerte de Fassbinder), incluye trabajos para la pantalla grande y la televisión, y hasta pudo incurrir en la ambición de un trabajo de las dimensiones de Berlín Alexanderplatz, cuya duración televisiva excede las catorce horas. Había nacido en la localidad de Bad Worishofen el 31 de mayo de 1946. Luego del bachillerato cursó estudios de arte dramático. En 1967 se unió al grupo muniqués del Teatro Acción, mezcla de farándula y comuna que reunía los elementos del teatro clásico con las experiencias de Living Theatre para ponerlos al servicio de una expresa intención de denuncia política. Allí se desempeñó primero como actor, pasando luego a dirigir, adaptar y finalmente escribir sus propios guiones. Su primera obra original, Katzelmacher, fue estrenada por el elenco del Teatro Acción en abril de 1968 y luego llevada al cine por el propio Fassbinder. Un mes después el grupo se disolvió y Fassbinder intentó con algunos compañeros una nueva experiencia, el Antiteatro, que aspiraba a integrar un radicalismo anárquico de inspiración surrealista con la comunicación directa del teatro brechtiano. Casi de inmediato se orientó hacia el cine. Fassbinder no fue uno de los firmantes del Manifiesto de Oberhausen, pero participó ciertamente en el movimiento de renovación del cine alemán federal exigido por ese documento de 1962. Hasta entonces la producción alemana de postguerra habìa consistido mayormente en una acumulaciòn de trivialidades sin mayor interés artístico, en medio de la cual a lo sumo podrían rescatarse algunos tìtulos de Wolfgang Staudte, Helmut Kautner, Kurt Hoffman o Rolf Thiele. Contra esa situación reaccionaron los jóvenes alemanes reunidos en febrero del 62 en Oberhausen: la bandera enarbolada entonces (“el viejo cine está muerto; creemos el nuevo”) sería sostenida por una importante generación de cineastas alemanes (Werner Herzog, Volker Schlöndorff, Reinhard Hauff, Alexander Kluge, Hans Jürgen Syberberg, Peter Fleischmann, Wim Wenders) de la cual Fassbinder formaría parte. La abundancia de la producción de Fassbinder, la irregularidad con que ha accedido a la distribución internacional y su carácter proteico e inquieto, caracterizado por una permanente búsqueda temá- tica y formal, han dificultado una valoración completa de su obra. Se sabe de la admiración de Fassbinder por los grandes melodramas de Douglas Sirk (Sublime obsesión, Lo que el cielo nos da, Palabras al viento, Imitación de la vida), que intentó recrear (El matrimonio de María Braun) aplicando procedimientos de distanciamiento que provenían de su relación con Brecht y el Antiteatro (incidentalmente, el propio Sirk tenía mucho de brechtiano, y no en vano terminó su carrera haciendo en teatro La ópera de dos centavos) Otra de sus fuenes sería Jean-Luc Godard, a quien se parecerìa incluso en su fecundidad, su afán experimental y su mezcla a veces irritante de talento y pedantería. En sus primeros tres años dedicados al cine, Fassbinder llegó a realizar diez largometrajes, sin dejar de trabajar simultáneamente para la radio y la televisión. Algunos de sus films llamaron la atención de la crítica, y ya en 1972 Fassbinder participó en el Festival de Berlín con Las lágrimas amargas de Petra von Kant, que adaptaba una pieza teatral propia sobre modelo de lujo que tiene una relación equívoca con una sirvienta que se ve interferida por otra mujer. En el mismo año rodó los primeros cinco episodios de una serie televisiva titulada Ocho horas no son un día, que se ocupaba de los problemas de una familia obrera ante los conflictos laborales y la ineficacia sindical. Objetada desde la derecha y desde la izquierda (lo cual suele ser una buena señal), la serie debió ser suspendida. Allí se advertía ya una preocupación específicamente política en la obra de Fassbinder. La polémica política, con abundantes dardos contra el Partido Comunista Alemán, asomó también en Viaje a la felicidad de Mamá Kuster (1975) a propósito de una viuda cuyo marido se ha suicidado tras asesinar a su patrón: los manejos de sensacionalismo periodístico y manipulación interesada del asunto generan una visión muy crítica y pesimista del entorno alemán. En años siguientes, las búsquedas de Fassbinder se ampliarán hasta el siniestro juego de la verdad de Ruleta china (1976) o las revisiones en clave melodramática del pasado nazi o la Alemania del “milagro” (Desesperación, 1977; El matrimonio de Maria Braun, 1980; La vida íntima de Lili Marleen, 1982; Lola, 1982) y muchos títulos más, hasta la final y polémica Querelle de Brest, donde se encontró con Jean Gênet y expresó algunos fantasmas muy personales. El presente ciclo selecciona solamente un puñado de films de Fassbinder (hay más en el archivo, incluyendo la monumental Berlin Alexanderplatz, que podría ser por sí misma un ciclo), pero alcanza para trazar una panorámica bastante representativa de la obra del cineasta.

 

Setiembre 1º , sábado. A las 17.55, 19.30 y 21.05 hs

EL AMOR ES MÁS FRÍO QUE LA MUERTE

(Liebe ist kÄlter als der Tod)

Dir: Rainer Werner Fassbinder.
Alemania Federal 1969.-85 min. (Digital).
Con Ulli Lommel, Hanna Schygulla, Katrin Schaake.

Una peculiar historia gangsteril, con proxenetas, prostitutas, el intento de robar un banco, y un complejo entramado de relaciones humanas que incluye datos de delación y doble juego. El marginal universo fassbinderiano, calco o reflejo de la sociedad “normal”.

Setiembre 2, domingo. A las 17.50, 19.30 y 21.10 hs

KATZELMACHER

(Katzelmacher)

Dir: Rainer Werner Fassbinder.
Alemania Federal 1969.-89 min. (Digital).
Con Hanna Schygulla, Rudolf Waldemar Brem, Lilith Ungerer.

El reflejo de la conducta social frente al outsider, para el caso un trabajador griego asentado en un suburbio de Munich, con un trasfondo pequeño burgués pese a la licencia de las costumbres. Las tomas largas exploran causas y efectos, entre el apunte social y el experimento con la forma.

Setiembre 3, lunes. A las 17.50, 19.30 y 21.10 hs

EL MERCADER DE LAS CUATRO ESTACIONES

(Der Handler de vier Jehreszeiten)

Dir: Rainer Werner Fassbinder.
Alemania Federal 1971-88 min. (Digital).
Con Hans Hirschmüller, Irm Hermann, Hanna Schygulla.

Una inflexión en la obra de Fassbinder. Crónica de un pequeño burgués humillado y frustrado en sus aspiraciones. La imprevisibilidad godardiana de los primeros films aparece reemplazada por un hiper-naturalismo quebrado por varios flashbacks que ilustran en sueño los antecedentes del personaje.

Setiembre 4, martes. A las 17.50 y 20.15 hs

EFFI BRIEST

(Effie Briest)

Dir: Rainer Werner Fassbinder.
Alemania Federal 1974.-135 min. (Digital).
Con Hanna Schygulla, Wolfgang Schenck, Ulli Lommel.

Sobre el clásico literario de Fontane, un tema caro a Fassbinder: la dominación de un personaje sobre otro, y el funcionamiento de las convenciones de las clases dominantes. Los personajes rara vez se miran, y Fassbinder apela a reflejos en espejos (recurso típico de Douglas Sirk) para acentuar su distanciamiento.

Setiembre 6, jueves. A las 17.50, 19.30 y 21.10 hs

LA LEY DEL MÁS FUERTE/La ley de la jungla

(Faustrecht der Freiheit)

Dir: Rainer Werner Fassbinder.
Alemania 1974. -123 min. (Digital).
Con Rainer Werner Fassbinder.

Homosexual de clase obrera gana la lotería y comienza a relacionarse con gays de clase alta. La lucha de clases y de relaciones sexuales en la sociedad berlinesa, uniendo lo sexual y lo político. El personaje central es interpretado por el propio Fassbinder.

Setiembre 7, viernes. A las 17.40, 19.30 y 21.20 hs

SOLO QUIERO QUE ME AMEN

(Ich Will Doch nur dass Man Mich Liebt)

Dir: Rainer Werner Fassbinder.
Alemania Federal 1976-97 min. (Digital).
Con Vitus Zlepichal, Elke Aberle, Alexander Allerson, Ernie Mangold.

Un adolescente intenta con obsequios y atenciones obtener el amor paterno que siempre le ha sido negado, con elementos acaso autobiográficos de Fassbinder (quien no oculta cierta vocación parricida). Otro drama entre familiar y social, cargado de pesimismo, y muy fassbinderiano.

Setiembre 8, sábado. A las 17.55, 19.30 y 21.05 hs

RULETA CHINA

(Chinesischen Roulette)

Dir: Rainer Werner Fassbinder.
Alemania 1976-82 min. (Digital).
Con Margit Carstensen, Andrea Schober, Ulli Lommel.

Un siniestro “juego de la verdad” al que una adolescente inteligente y pérfida somete a sus odiados padres. La trama de descubrimientos se amplía y ensombrece a medida que el drama avanza, hasta un final abierto susceptible de múltiples interpretaciones. Fassbinder concede un espacio a la fantasía del espectador.

Setiembre 9, domingo. A las 17.20, 19.30 y 21.40 hs

UN AÑO DE TRECE LUNAS

(In einem Jahr mit 13 moden)

Dir: Rainer Werner Fassbinder.
Alemania 1978-119 min. (Digital).

Transgénero de hombre a mujer, hasta formar un mapa de extraña fascinación y uno de los films más originales de Fassbinder, donde una canción de Roxy Music de 1973 se mezcla con imágenes de un matadero.

Setiembre 10, lunes. A las 17.25, 19.30 y 21.35 hs

EL MATRIMONIO DE MARÍA BRAUN

(Die ehe der Maria Braun)

Dir: Rainer Werner Fassbinder.
Alemania Federal 1978-115 min. (Digital).
Con Hanna Schygulla, Klaus Löwitsch, Ivan Desny.

Los padecimientos de la Alemania de la inmediata posguerra, melodramatizados en la simbólica figura protagónica. El estilo es frío y deliberadamente distante, como si Brecht y Douglas Sirk (el de Tiempo de vivir y tiempo de morir, por lo menos) se hubieran encontrado nuevamente.

Setiembre 11, martes. A las 17.50, 19.30 y 21.10 hs

LA VIDA ÍNTIMA DE LILI MARLEEN

(Lili Marleen)

Dir: Rainer Werner Fassbinder.
Alemania Federal 1980-115 min. (Digital).
Con Hanna Schygulla, Giancarlo Giannini, Mel Ferre.

Cantante alemana inicia romance con judío en Suiza, 1938, pero la afirmación del nazismo la lanzará al estrellato en alas de las canción del título, la más hermosa melodía sobre soldados y nostalgia que se haya compuesto nunca. Fassbinder vuelve a citar al viejo cine de Hollywood (Douglas Sirk), pero también están Antonioni y Pasolini.

Setiembre 13, jueves. A las 17.30, 19.30 y 21.30 hs

LOLA

(Lola)

Dir: Rainer Werner Fassbinder.
Alemania Federal 1981-115 min. (Digital).
Con Barbara Sukowa, Armin Mueller-Stahl, Mario Adorf.

El burdel como símbolo de la Alemania del “milagro”, una idea ya manejada por Rolf Thiele en Rosemarie entre los hombres e inspirada en la novela Profesor Unrath, que ya diera lugar a dos versiones previas que se llamaron El ángel azul. Los personajes son símbolos y el erotismo es una clave.

Setiembre 14, jueves. A las 17.40, 19.30 y 21.20 hs

EL DESEO DE VERÓNICA VOSS

(Die Sehnsicht der Veronica Voss)

Dir: Rainer Werner Fassbinder.
Alemania Federal 1982-100 min. (Digital).
Con Rosel Zoch, Hilmar Tate.

La decadencia de una actriz es la parábola de una Alemania que conoció tiempos mejores, aunque vaya uno a saber si fueron para Fassbinder los tiempos mejores (¿los del nazismo?). Sarcasmos a un lado, el melodrama es un pretexto, la intención es simbólica, y la condena moral recae sobre toda una sociedad.

Bicentenario de Marx

Una manera tonta de presentar este ciclo consiste en empezar con un resumen de la biografía de Karl Marx, el bicentenario de cuyo nacimiento en Tréveris, Alemania (en aquel momento, en realidad, Prusia Oriental), se conmemoró el pasado 5 de mayo. Proveniente de una familia acomodada. Estudió derecho, historia y filosofía en la Universidades de Bonn y Berlín, donde fue discípulo de Hegel y Feuerbach. Se doctoró en 1841. Muy influenciado por el pensamiento hegeliano, se aproximó al círculo radical de Bruno Bauer, donde comenzó el tránsito desde las concepciones idealistas al materialismo. En 1842 fue nombrado redactor jefe del Reinische Zeitung, con una estancia breve en el cargo, como consecuencia de las tensiones políticas que marcarían una vida de exilios y extrañamientos. En 1844 conoce en París a Engels, que se convertirá en su mejor compañero de ideas, producción de pensamiento y activismo político. Con Engels redacta el Manifiesto Comunista, presentado en Londres en la constitución de la Primera Internacional. Entre sus obras más importantes figura por supuesto El Capital, cuyo primer tomo, sobre todo, condensa lo más importante de su pensamiento (el resto es más atribuible a Engels, cuyo pensamiento no era exactamente el mismo). Murió en 1883. Nada de eso explica la influencia que Marx ha tenido en la historia de los últimos doscientos años, dando lugar a un movimiento político (o varios) que conmovieron al mundo, y a acontecimientos que a veces le dieron la razón y otras pusieron en duda toda una zona de su pensamiento. Es posible desembarazar se de la obra de muchos de sus seguidores, pero con los escritos del propio Marx esa operación resulta más difícil: ya pertenece a la biblioteca de los clásicos. El presente ciclo, organizado con el Instituto Goethe, propone una reflexión contemporánea acerca del aporte y la vigencia de Marx, empezando por un monumental trabajo de Alexander Kluge que plantea muchas preguntas. También incluye un biopic sobre la juventud del personaje, una reflexión sobre el cine a cargo de un talentoso marxista contemporáneo, y un film de Godard que en realidad es anterior a su episódico pasaje por el marxismo (en versión Mao) pero implica algunos comentarios sobre la sociedad capitalista que probablemente Marx habría compartido.

 

Setiembre 15 , sábado. A las 17.30 y 20.45 hs.

NOTICIAS DE LA ANTIGÜEDAD IDEOLÓGICA: EISENSTEIN Y MARX EN LA MISMA CASA

(Nachrichten aus der ideologischen Antike 1)

Dir: Alexander Kluge.
Alemania 2008. -189 min. (Digital).

¿Qué es lo que se proponía filmar Eisenstein? Los apuntes de Eisenstein para “cineficar” El capital, de Karl Marx. ¿Cómo se leen y escuchan hoy los textos que Marx escribió hace casi 140 años?: una aproximación ‘de oído’. ¿Qué distingue la Modernidad de la Antigüedad cuando se trata de ideología? El dinero, ¿cómo se explicaría a sí mismo si pudiera hablar? ¿El capital puede decir “yo”?

Setiembre 16 , domingo. A las 17 y 20.30 hs.

NOTICIAS DE LA ANTIGÜEDAD IDEOLÓGICA: TODAS LAS COSAS SON PERSONAS ENCANTADAS

(Nachrichten aus der ideologischen Antike 2)

Dir: Alexander Kluge.
Alemania 2008. -200 min. (Digital).
Con Peter Fonda, Dennis Hopper, Jack Nicholson.

¿A qué llamamos fetichismo de la mercancía? El poder delicado y a la vez arremetedor del capital, ¿qué hechizos produce? ¿Por qué los hombres no son dueños y señores de su producción? ¿Qué significa “asociación de productores libres”? ¿Por qué fracasan las revoluciones? ¿Por falta de tiempo o por principio? ¿Qué significa que todas las cosas son personas encantadas?.

Agosto 17 , lunes. A las 17 y 20.10 hs.

NOTICIAS DE LA ANTIGÜEDAD IDEOLÓGICA: PARADOJAS DE LA SOCIEDAD DE CAMBIO

(Nachrichten aus der ideologischen Antike 3)

Dir: Alexander Kluge.
Alemania 2008 -183 min. (Digital).

Vivimos en una Segunda Naturaleza. De eso habla Marx. Esta naturaleza social ha sufrido, al igual que la biológica que investigaba Darwin, una evolución. ¿Cómo leer hoy El capital? ¿Qué es el valor de cambio? ¿Acaso Marx debería haber seguido escribiendo libros, por ejemplo sobre la economía política del valor de uso, la economía política de la revolución o la economía política de la fuerza de trabajo?

Setiembre 18, martes. A las 17.35, 19.30 y 21.25 hs.

WEEK END

(Week end)

Dir: Jean-Luc Godard.
Francia /Italia 1967 -105 min. (Digital).
Con Mireille Darc, Jean Yanne, Jean-Pierre Kalfon.

Un viaje de fin de semana que se convierte en una experiencia apocalíptica, a través de un territorio marcado por la violencia y la amenaza. Una metáfora de una sociedad que puede ser la nuestra , quizás una ilustración del concepto de “putrefacción de la historia” predicho (como una posible alternativa al fracaso de la revolución) por Marx.

Setiembre 20 jueves. A las 17.45 y 20.10 hs.

GUÍA IDEOLÓGICA PARA PERVERTIDOS

(The Pervert’s Guide to Ideology)

Dir: Sophie Fiennes .
Reino Unido/Irlanda 2012 -136 min. (Digital).
Con Slavoj Zizek

Con contagioso apasionamiento y un apetito voraz por la cultura, el respetable pensador marxista Zizek elige un puñado de películas famosas o infames, grandes títulos de arte y producciones estrictamente populares, y fuerza as su espectador a contemplarlas desde una nueva perspectiva…y a descubrir cómo, con frecuencia, sirven para reforzar la ideología dominante.

Setiembre 21 viernes. A las 17.30, 19.30 y 21.30 hs

EL JOVEN MARX

(Le jeune Karl Marx)

Dir: Raoul Peck.
Francia/Bélgica/Alemania 2017 -112 min. (Digital).
Con August Diehl, Stefan Konarske, Vicky Krieps, Olivier Gourmet.

En el París de 1844, tras exiliarse, Karl Marx conoce a Friedrich Engels, quien investigaba el nacimiento de la clase obrera británica. Engels proporcionó la última pieza del puzle a la visión del mundo del joven Marx. Juntos, entre censuras, represión policial, revueltas y conflictos políticos, lideraron el movimiento obrero durante su desarrollo hacia la era moderna.

Actores: Marlon Brando

Hay quien lo sigue considerando el mejor actor de la historia, aunque tenga toda una filmografía que demuestra lo contrario. La tragedia de Marlon Brando fue la de un innegable talento desperdiciado demasiadas veces en papeles insignificantes y en irritantes ejercicios de narcisismo, en medio de los cuales surgían, de vez en cuando, el intérprete poderoso y el dominio de pantalla que podía ejercer cuando quería. Había nacido el 3 de abril de 1924 en una familia modesta de Omaha (Nebraska), hijo de una actriz depresiva y alcohólica y un vendedor mujeriego y no menos bebedor. En Nueva York estudió arte dramático en el conservatorio de Stella Adler y en el Actor’s Studio, donde se perfeccionó en el método Stanislavsky. En 1947 tuvo su primer gran éxito en los escenarios de Broadway con su composición del violento Stanley Kowalsky de Un tranvía llamado deseo de Tennessee Williams, bajo la dirección de Elia Kazan. Inicialmente hostil a Hollywood, se dejó tentar por una propuesta para hacer cine y debutó brillantemente en el papel de un soldado parapléjico en Vivirás tu vida (1947) de Fred Zinnemann, donde estuvo conmovedor y convincente. Más tarde, Kazan lo solicitó para repetir en cine su labor consagratoria de Un tranvía llamado deseo (1952), que le valió la primera de sus varias candidaturas consecutivas al Oscar. La energía y la sexualidad a flor de piel que brotaba del personaje de Brando en esa adaptación de Williams hicieron de él el adelantado de una generación de actores que rompieron con una tradición de heroísmo monolítico y asepsia erótica. Su perfil rebelde se acentuó en películas como El salvaje (1954) de Laslo Benedek o Nido de ratas (1956) de Kazan. Esta última le valió su primera estatuilla. En algunos de los films de entonces y en muchos de los que vinieron después, el “método” comenzó a degenerar en amaneramientos y tics que se reiteraron sin variantes aunque el actor fuera un revolucionario mexicano (Viva Zapata, 1952, de Kazan), Marco Antonio (Julio César, 1953, de Joseph L. Mankiewicz), Napoleón Bonaparte (Desirée, la amante de Napoleón, 1954, de Henry Koster) o un oficial nazi (Los dioses vencidos, 1958, de Edward Dmytryk) A comienzos de los años sesenta Brando se sintió tentado a ocupar el sillón del director con el western El rostro impenetrable (1961), otro ejercicio de narcisismo en el que ocupó el noventa y nueve por ciento de las tomas. Para entonces su estrella había comenzado a declinar. Es posible que haya saboreado con cierta fruición perversa la posibilidad de encarnar personajes que transgredían algún tabú racial (Sayonara, 1957, de Joshua Logan) o que se permitían cuestionar la política norteamericana en el Sudeste de Asia antes de que Vietnam se pusiera de moda (El americano feo, 1963, de George Englund), con lo que anticipó una tendencia a la “corrección política” que se acentuaría luego. Pero su estilo interpretativo se había vuelto casi irremediablemente excedido e irritante. Su carrera conoció una notoria recuperación a comienzos de la década del setenta, cuando Francis F. Coppola le ofreció el papel protagónico de El padrino (1972), una pesada macchietta de mafioso siciliano que le valió su segundo Oscar. A esas alturas no era un actor sino un icono, rodeado de cierta aureola rebelde que fue acaso lo que atrajo a Bernardo Bertolucci para utilizarlo en Último tango en París (1972): su electrica presencia en pantalla (especialmente cuando no tiene diálogo) fue sin duda lo mejor de una película discutible. En los últimos años se dispersó en papeles menores, ninguno de ellos con el peso de su “aparición especial” en la zona final de Apocalypse Now (1979) de Coppola, donde encarnó al torturado coronel Kurtz. El presente ciclo prescinde deliberadamente de algunos de sus trabajos más notorios (pero también más divulgados: El padrino, Apocalypse Now), pero hay bastante Brando en él.

Setiembre 22, sábado. A las 17.55, 19.30 y 21.05 hs

VIVIRÁS TU VIDA

(The Men)

Dir: Fred Zinnemann.
EEUU 1950 -83 min. (Digital).
Con Marlon Brando, Teresa Wright, Everett Sloane.

El drama de los mutilados de guerra, y sus dificultades para reinsertarse en la sociedad. Brando es un parapléjico que debe lidiar con su discapacidad, en una labor sensible y matizada. Un debut en toda la regla.

Setiembre 23 , domingo. A las 17.20, 19.30 y 21.40 hs

UN TRANVÍA LLAMADO DESEO

(A Streetcar Named Desire)

Dir: Raoul Peck.
EEUU 1951. -112min. (Digital).
Con August Diehl, Stefan Konarske, Vicky Krieps, Olivier Gourmet.

En el París de 1844, tras exiliarse, Karl Marx conoce a Friedrich Engels, quien investigaba el nacimiento de la clase obrera británica. Engels proporcionó la última pieza del puzle a la visión del mundo del joven Marx. Juntos, entre censuras, represión policial, revueltas y conflictos políticos, lideraron el movimiento obrero durante su desarrollo hacia la era moderna.

Setiembre 21 viernes. A las 17.30, 19.30 y 21.30 hs

EL JOVEN MARX

(Le jeune Karl Marx)

Dir: Raoul Peck.
Francia/Bélgica/Alemania 2017 -112min. (Digital).
Con August Diehl, Stefan Konarske, Vicky Krieps, Olivier Gourmet.

En el París de 1844, tras exiliarse, Karl Marx conoce a Friedrich Engels, quien investigaba el nacimiento de la clase obrera británica. Engels proporcionó la última pieza del puzle a la visión del mundo del joven Marx. Juntos, entre censuras, represión policial, revueltas y conflictos políticos, lideraron el movimiento obrero durante su desarrollo hacia la era moderna.

Setiembre 21 viernes. A las 17.30, 19.30 y 21.30 hs

EL JOVEN MARX

(Le jeune Karl Marx)

Dir: Raoul Peck.
Francia/Bélgica/Alemania 2017 -112min. (Digital).
Con August Diehl, Stefan Konarske, Vicky Krieps, Olivier Gourmet.

En el París de 1844, tras exiliarse, Karl Marx conoce a Friedrich Engels, quien investigaba el nacimiento de la clase obrera británica. Engels proporcionó la última pieza del puzle a la visión del mundo del joven Marx. Juntos, entre censuras, represión policial, revueltas y conflictos políticos, lideraron el movimiento obrero durante su desarrollo hacia la era moderna.

Setiembre 21 viernes. A las 17.30, 19.30 y 21.30 hs

EL JOVEN MARX

(Le jeune Karl Marx)

Dir: Raoul Peck.
Francia/Bélgica/Alemania 2017 -112min. (Digital).
Con August Diehl, Stefan Konarske, Vicky Krieps, Olivier Gourmet.

En el París de 1844, tras exiliarse, Karl Marx conoce a Friedrich Engels, quien investigaba el nacimiento de la clase obrera británica. Engels proporcionó la última pieza del puzle a la visión del mundo del joven Marx. Juntos, entre censuras, represión policial, revueltas y conflictos políticos, lideraron el movimiento obrero durante su desarrollo hacia la era moderna.