Cinemateca 18

Estrenos de este mes: -Djam-Verano 1993-120 pulsaciones por minuto-Invitación de boda-Eugenia-La comunidad de los corazones rotos-Construyendo puentes

18 de Julio 1280 - Tel: 29009056

VERANO 1993

(Estiu 1993)

Del jueves 13 al miércoles 19 de setiembre. A las 22 hs.

Dir: Carla Simón.
España 2017. 97 min. (Digital).
Elenco: Laia Artigas, Bruna Cusí, David Verdaguer, María Paula Robles, Paula Blanco,Etna Campillo, Jordi Figueras, Dolores Fortis, Titón Frauca, Cristina Matas.

Hay un fuerte componente autobiográfico en este primer largometraje de la española Carla Simón. De hecho, se trata de una versión apenas ficcionada de su propia infancia. A los seis años, la pequeña protagonista (Laia Artigas) pierde a su madre por culpa del Sida (el padre había muerto tres años antes) y es enviada a vivir a un pueblo de montaña con el hermano de su madre (David Verdaguer), su mu jer (Bruna Cusi) y su hija (Paula Robles). La película está filmada en el mismo pueblo donde Carla fue enviada cuando tenía 6 años. La directora y guionista Simón se anota un primer acierto en su pintura de la soledad y el desconcierto de su personaje infantil, y prolonga varios de sus logros en el dibujo de esa niña que trata de pelear con su dolor interior, no sabe exteriorizarlo y busca un lugar en su nueva familia. Los adultos entran y salen de cuadro pero el espectador casi nunca los ve claramente: la cámara se ubica con frecuencia a la altura de la niña, como resaltando su soledad. Cuando el espectador no la ve, generalmente contempla lo que ella ve, en un reiterado empleo de la cámara subjetiva. Buscando a sus protagonistas, la directora y su equipo hicieron un casting de más de mil niñas hasta encontrar a quienes se pareciesen un poco a sus personajes. “Cuando vi a Laia y Paula juntas, lo que se generaba entre ellas era lo que más me parecía a la relación que yo había escrito”, ha explicado Simón. La labor de sus niñas no es el único mérito del film, pero sí uno de los principales. Otra vez aquello de “nunca actúes con niños, perros o John Gielgud, porque te roban la película”. Premios de Mejor Ópera Prima y el Gran Premio del Jurado Internacional de la Sección Gen. KPlus en el Festival de Cine de Berlín, Biznaga de Oro y el Premio Feroz de la crítica en el Festival de Málaga 2017. También fue la preselección española para el Oscar de la temporada 2017.

120 PULSACIONES POR MINUTO

(120 battements par minute)

Jueves 13 y viernes 14 de setiembre. A las 17 y 19.30 hs.
Del sábado 15 al miércoles 19 de setiembre. A las 17, y 19.30 hs
Del jueves 20 al miércoles 26 de setiembre. A las 21.15 hs

Dir: Robin Campillo.
Francia 2017- 142 min. (Digital).
Elenco: Nahuel Pérez Biscayart, Adèle Haenel, Yves Heck, Arnaud Valois, Emmanuel Ménard, Antoine Reinartz, François Rabette.

La primera parte de esta película es básicamente un documental sobre el grupo anti-Sida Act Up y sus miembros, la situación en general de la enfermedad en el mundo y su aceptación en la sociedad. Luego el relato deja paso a un enfoque más personal, centrándolo en un par de personajes y la evolución final de la enfermedad, la angustia que conlleva, el sufrimiento para parientes y amigos “Drama sobre el activismo”, lo ha definido alguien, destacando su examen de lo hecho (o no) en el terreno médico, pero también su contexto histórico y sus consecuencias en una época )los años noventa del pasado siglo) marcada por la proliferación del VIH y los escasos avances en la investigación. El film entrecruza ese aspecto documental con fugaces momentos de distensión festiva y con una historia de amor en la que casi no hay concesiones al sentimentalismo. El director Campillo alterna los planos y distancias focales cortas (primerísimos primeros planos, primeros planos y planos medios) para mostrar una dura realidad con considerables dosis de crudeza, y ocasionalmente los contrapone con planos panorámicos largos y algunos movimientos de cámara que exhiben de pronto una inesperada carga simbólica, o recuperan de pronto un instante de felicidad en medio del drama. Un film inteligente y por momentos entrañable. “Campillo revive aquellos años de lucha frenética para concienciar a la gente sobre la prevención del sida con el objetivo de que no olvidemos lo que pasó (...) Su ritmo hace honor a las 120 pulsacio nes por minuto de su título”, ha sostenido Quim Casas en el diario español El Periódico. Su colega Yago García, de Cinemanía, elogia por su parte el hecho de que la película “rechaza de lleno el melodrama asociado a las narrativas sobre el síndrome (...) Un diario de la década de la peste que prescinde de las hagiografías y el falso pudor”. Gran Premio del Jurado y premio Fipresci en Cannes 2017, seis premios César incluyendo el de mejor película, galardón a mejor montaje en los Premios del Cine Europeo, mejor película 2017 extranjera para los críticos de Nueva York, Los Ángeles y Chicago.

INVITACIÓN DE BODA

(Wajib)

Del jueves 20 al miércoles 26 de setiembre. A las 17.45 y 19.30 hs
Del jueves 27 de setiembre al miércoles 3 de octubre. A las 21.05 hs

Dir: Annemarie Jacir.
Palestina/Francia/Dinamarca/Colombia/Noruega 2017. - 96 min. (Digital).
Guión: Annemarie Jacir. Fotografía: Antoine Heberlé. Elenco: Saleh Bakri, Mohammed Bakri, Maria Zreik.

Un padre y su hijo, cargados con una colección de invitaciones de boda de su hija y hermana, van de puerta en puerta visitando a amigos y conocidos en Nazaret. A lo largo de esas visitas, la película recoge imágenes de una ciudad en la que se amontona basura en la calle, el tráfico hace imposible la conducción y, en donde pequeños agravios fácilmente se pueden transformar en graves conflictos abiertos. También despliega una serie de retratos humanos conmovedores y a veces divertidos. El tema (ser palestino en Israel, y las rispideces que esa convivencia promueve a menudo) tiene tonalidades serias, pero la directora Annemarie Jacir tiene el buen criterio de no hacer de su película un panfleto sobre el enfrentamiento entre los Buenos y los Malos. Los conflictos corren casi enmascarados en la entrelínea del asunto: el padre, un maestro, trabaja con los israelíes; el hijo emigró a Italia; y los dos tienen una forma diferente de reclamar y sentirse palestinos: el padre se opone a que el hijo invite a la boda a un amigo israelí, el hombre más joven (y de mentalidad más abierta) no ve a todos “los otros” como “el enemigo” (y sin embargo acusa al padre de “sumiso” a los israelíes por haber aceptado enseñar e n una escuela local); otra vez el padre no logra perdonar el abandono de su esposa, que el hijo en cambio comprende. La película, se ha dicho, se centra principalmente en la búsqueda de un equilibrio, y en el contraste entre la tradición y la modernidad y entre la capacidad o no para perdonar. La cámara se mantiene constantemente cerca de los personajes. La representación de la ciudad se refleja casi exclusivamente a través de las acciones y las palabras de los dos protagonistas, y de sus encuentros con personajes secundarios. Al fondo corre, por supuesto, el conflicto mayor (israelíes versus palestinos), pero la película no apela al trazo grueso. Javier Ocaña, de El País de Madrid, ha definido a Invitación de boda como "una película fascinante (...) una de esas películas para vivir, aprender y soñar. De apariencia sencilla y mensaje complejo, que se escucha y se huele, y que se mantiene firme sobre una línea de corte humanista". Su colega y compatriota Alberto Bermejo, de El Mundo, añade que "el relato va superponiendo una serie de retratos que perfilan una sociedad atrapada entre las tradiciones y las sombras del conflicto árabe-israelí (...) La cineasta proyecta una mirada naturalista, tan perspicaz como comprensiva (…). Premio a mejor película y mejor actor (Mohammed Bakri) en el Festival de Mar del Plata 2017.

EUGENIA

Del jueves 27 de setiembre al miércoles 3 de octubre. A las 17.55 y 19.30 hs.
Del jueves 4 al miércoles 10 de octubre A las 21.20 hs.

Dir: Martín Boulocq.
Bolivia/Brasil 2017 . -82 min. (Digital).
Guión: Martín Boulocq. Fotografía: Martín Boulocq. Producción / Production: Andrea Camponovo, Martín Boulocq, Rolando Lora. Elenco: Andrea Camponovo, Alvaro Eid, Alejandra Lanza, Simón Peña, Ricardo Gumucio, Alicia Gamio, Rafaela Mesquita, Emilio Lanz.

Eugenia, una mujer joven de clase media que vive en una pequeña ciudad de Bolivia, decide separarse de su esposo, cambiar de vida y estudiar lo que le gusta. Se mueve a la ciudad en la que vive su padre con otra familia, consigue un trabajo temporal como maquilladora y acepta el papel de una guerrillera espía en una película amateur. Lo que parece un juego de niños provoca en ella una crisis que la lleva a cuestionar su pasado, presente y futuro. Este tercer largometraje de Martín Boulocq retrata el mundo de una mujer que decide cambiar el rumbo de su vida. Motivada por la curiosidad y el deseo de encontrar la esencia de su identidad, Eugenia vuelve a la casa paterna, desde donde se embarca en distintas experiencias laborales y artísticas que marcarán su evolución personal. La película se filmó durante dos años de rodajes esporádicos. Esta circunstancia, provocada por la falta de presupuesto, permitió a Boulocq ir transformando la historia a partir del material que iba filmando, con la finalidad de “articular todo aquello en un relato que permitiera explorar un universo femenino muy particular”. Estilísticamente, Eugenia tiene reminiscencias de la Nouvelle Vague: está filmada en un inmaculado blanco y negro, se utiliza una narración fragmentada y no hay cambios bruscos de ritmo. El resultado de este meticuloso trabajo es una bella e intimista historia de reconstrucción emocional que transcurre sencillamente al son de la cotidianidad. Vemos menos cine boliviano (y latinoamericano en general) del conveniente, de modo que ese sería el primer dato a reivindicar a propósito de Eugenia. Conviene saber que el director Martín Boulocq nació en Cochabamba, Bolivia, en 1980), y que a los 25 años estrenó su ópera prima, Lo más bonito y mis mejores años (2005), que fue reconocida con varios premios y aclamada por la crítica. En 2011 realizó su segundo largometraje: Los viejos. Sus créditos como productor incluyen San Antonio (2011), Rojo, amarillo y verde (2009) y El olor de tu ausencia (2013).

LA COMUNIDAD DE LOS CORAZONES ROTOS

(Asphalte)

Del jueves 4 al miércoles 10 de octubre. A las 17.40 y 19.30 hs.
Del jueves 11 al miércoles 17 de octubre A las 21 hs.

Dir: Samuel Benchetrit .
Francia 2015. -100 min. (Digital).
Guión: Samuel Benchetrit, Gábor Rassov. Fotografía: Pierre Aïm. Música: Raphaël. Elenco: Isabelle Huppert, Gustave Kervern, Michael Pitt, Valeria Bruni Tedeschi, Jules Benchetrit, Tassadit Mandi.

Tres extrañas parejas y seis personajes insólitos constituyen el eje anecdótico de esta película francesa. La acción se desarrolla en un suburbio a las afueras de París, con viviendas en mal estado y personas viviendo al margen de la sociedad. El director Samuel Benchetrit adapta dos de sus cuentos de Crónicas del Asfalto escritos en 2005, y añade una historia nueva, la de una actriz alcohólica (Isabelle Huppert) que acaba de instalarse a un lúgubre edificio cuyo vecino adolescente (Jules Benchetrit) queda fascinado por ella. El resto de esa fauna suburbana y a menudo excéntrica lo integran un perdedor en una silla de ruedas (Gustave Kervern) que flirtea con una afligida enfermera (Valeria Bruni Tedeschi), y un astronauta de la NASA (Michael Pitt), cuyo fallido aterrizaje en el interior de una cápsula espacial acaba en la azotea de un viejo edificio, donde será cuidado durante varios días por una solitaria señora argelina (Tassadit Mandi), a la espera de que le vayan a recoger. Se han buscado similitudes entre esta película de Benchetrit y la obra del sueco Roy Andersson (en particular Una paloma sentada en una rama reflexionando sobre la existencia, 2014, estrenada por la Cinemateca), como al del finlandés Aki Kaurismäki, señalándose las situaciones absurdas y los pintorescos personajes que asoman en la pantalla, con un toque de fantasía marca Andersson y una dosis de humanismo con sello Kaurismaki. Sensibilidad e ironía, ternura y humanismo, son virtudes infrecuentes en el cine contemporáneo, y esta película las proporciona en abundancia. Jordi Costa en El País de Madrid ha hablado de "un emotivo, aunque marcadamente antisentimental, entramado de conexiones de afecto (...) que desarticula el opresivo clima de alienación (...) que determina ese universo de anonimia urbana." En el también español El Mundo, Alberto Luchini señala que "Entre el melodrama existencial y la comedia surrealista, esta recomendable película propone una suerte de parábola sobre la incomunicación y la soledad. Nominada al César a mejor guión adaptado.

CONSTRUYENDO PUENTES

(Construindo pontes)

Del jueves 11 al miércoles 17 de octubre. A las 18.05 y 19.30 hs.

Dir: Heloisa Passos.
Brasil 2017. -73 min. (Digital).
Guion: Leticia Simões, Stefanie Kremser, Heloisa Passos. Fotografía: Heloisa Passos. Producción: Tina Hardy, Heloisa Passos. Elenco: Álvaro Passos, Heloisa Passos.

Al margen de los disturbios políticos, los escándalos y la corrupción, Brasil ha experimentado grandes cambios en los últimos años. A través de una compleja relación entre padre e hija, esta película proporciona una idea de las enormes diferencias y la brecha generacional existentes entre ellos. Álvaro es un ingeniero que tuvo sus días de gloria durante la época de la dictadura militar. Su hija, la cineasta Heloisa Passos, se rebeló contra el régimen y continúa luchando contra la desigualdad. Para conocer más a su padre, Heloisa propone pequeños viajes al pasado mediante la proyección de fotografías y películas. Esto genera temperamentales y muy significativas discusiones entre ambos. Pero también surge el acercamiento y la comprensión. Construyendo puentes nació como un análisis de la evolución arquitectónica y social de Brasil a través de la figura de Álvaro Passos, padre de la directora y prominente ingeniero civil que trabajó durante la época del "Milagro económico brasileño". Sin embargo, el documental pronto toma otros derroteros. Las discusiones generadas alrededor de una mesa llena de planos dejan entrever la difícil relación existente entre padre e hija. No solo salen a relucir las antagónicas perspectivas políticas, sino también antiguas y profundas heridas aún no cicatrizadas que otorgan a la película un cierto componente de terapia catártica. Se trata, pues, de un documental honesto, elocuente e intimista donde el propio título adquiere un doble significado. Heloisa Passos nació en Curitiba, Brasil, en 1967. Directora, productora y miembro de la Academia de las Artes y las Ciencias cinematográficas, tiene varios premios nacionales e internacionales a sus espaldas. Su trabajo como directora de fotografía y realizadora de cortos documentales se mostró en la plataforma Field of vision - The intercept. Este es su primer largo como directora.